viernes, 1 de julio de 2016

Me represento el destino como una madeja perseguida por un gato entre las patas del tiempo. El animal, en sus alocadas correrías, enreda el hilo hasta hacer imprevisible cada paso de nuestras vidas. Construye esa maraña como un juego, sin premeditación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario