viernes, 31 de marzo de 2017

Que un tipo que dice que las mujeres deben ganar menos porque son más pequeñas, más frágiles y menos inteligentes pueda sentarse en el parlamento europeo sin que se produzca un terremoto a escala universal no sólo es deprimente, sino un síntoma de que el avance de la humanidad, más allá de la proliferación de juguetitos electrónicos c0n que nos tienen a todos entretenidos, es cuando menos dudoso. Indigna, asquea, desmoraliza. Ese homínido debería, como poco, quedarse mudo para el resto de sus días y no poder acercarse jamás a menos de quinientos metros de una sola mujer. Ni la suya, si la tiene, merece ese castigo. Puede que sea fuerte aunque habría que ver si soportaba las múltiples tareas que millones de mujeres realizan cada día para descerebrados como él, pero su inteligencia es más que primitiva, carece de ella, no ha llegado a desarrollarse. Desmoraliza, sobre todo, porque nos lleva a meditar acerca de cuántos otros, en los gobiernos, en las empresas, en las universidades, en las casas (¡qué horror!), piensan y actúan, eso es lo que produce pánico exactamente como él. Lo menos que uno querría es salirse de la fila, cambiar de sexo, pertenecer a otra especie. Casi no haber nacido.

jueves, 30 de marzo de 2017

La alegría se expresa, se difunde, contamina. El dolor se interioriza, se filtra en las células con la lentitud y la efectividad de un veneno, cunde en silencio, no puede compartirse.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Comprobar cada mañana en el periódico que el sacrificio impune de millones de seres no le sirve a la especie para rectificar es suficiente para vivir apartado.

martes, 28 de marzo de 2017

Cuando la vida es ininteligible sólo cabe el silencio. Un silencio en el que ni siquiera se escuchara el pensamiento.

lunes, 27 de marzo de 2017

domingo, 26 de marzo de 2017

sábado, 25 de marzo de 2017

No es lo mismo tener suerte que estar siempre dispuesto, amar la vida que verla pasar desde la orilla.

jueves, 23 de marzo de 2017

En el metro, un niño de tres años con una insólita expresión de tristeza en la mirada. Como si hubiera nacido sabiendo lo que le espera. Sostiene en las manos un camión de hojalata, lo manipula con una seriedad sobrecogedora. Cuando abandona el vagón, aferrado a la mano de su padre, la angustia horada como un punzón los ojos de los que mirábamos aquel abismo. Nos perturba, sobre todo, comprender que el chiquillo la lleva puesta con naturalidad, como una prenda de ropa.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Muchas veces, al llegar a la meta, te has dado la vuelta y has preferido tomar otro camino. Como si no te fiaras de las sombras que acarrea consigo la victoria, cualquier victoria.

martes, 21 de marzo de 2017

lunes, 20 de marzo de 2017

Lo que importa no es estar en el lugar adecuado cuando ocurre, que ya es difícil, sino aceptar el reto sin titubear, porque la vida lo exige.

domingo, 19 de marzo de 2017

Las palabras, en sí mismas, no significan nada. Les da sentido el impulso con que se dicen, el alma de la que brotan. Por eso la verdad más profunda duerme en las palabras más comunes a la espera de la voz que las pronuncie con limpieza. Sólo entonces vuelven a ser como recién nacidas.

sábado, 18 de marzo de 2017

Los que tienen a diario, como la salida del sol, la confianza, el amor y la ternura, ¿qué nombre le dan a eso?

viernes, 17 de marzo de 2017

Los que lo tienen todo nunca se cuestionan su privilegio. Se sorprenden sinceramente si alguien se lo pone delante de los ojos. Como si formara parte del orden natural de las cosas.

jueves, 16 de marzo de 2017

miércoles, 15 de marzo de 2017

La llegada masiva de inmigrantes viene a hacer añicos la buena conciencia de los ciudadanos de este primer mundo que considera su bienestar y su privilegio como derechos adquiridos. Absortos en el cultivo de las buenas formas, acostumbrados a exigir a los demás certificado de buena conducta y concederles, magnánimos, el pedigrí de civilizados al que tantas veces no tenemos derecho, habíamos llegado a creer que vivíamos en el mejor de los mundos, que éramos tolerantes, cultos, refinados y justos. Mejores. Casi perfectos. Pero ya están aquí. Miles, cientos de miles. Y aflora por todas partes el veneno que dormía dentro de nosotros, la prepotencia, el desprecio a lo distinto y el miedo irracional. Queremos que construyan nuestras casas, atiendan a nuestros ancianos, eduquen a nuestros niños, recojan nuestra basura, y exigimos que lo hagan sin levantar la voz y por salarios menguados que no aceptaríamos ni como limosna. Sigue habiendo dos mundos. Por desgracia, me temo, irreconciliables. Los que lo tienen todo y los que llaman, desesperados, a la puerta. Como pidiendo perdón.

martes, 14 de marzo de 2017

lunes, 13 de marzo de 2017

Cuando la tormenta se desata en el interior, la única manera de ponerse a salvo es la lentitud de la espera, la paciencia de que hace gala la montaña.

domingo, 12 de marzo de 2017

No es fácil encontrar lo que buscamos durante toda la vida. A veces, bendita paradoja, damos con algo mejor.

sábado, 11 de marzo de 2017

El otro día volví a caerme y ni siquiera me asusté. Es bueno saber que puede ocurrir en cualquier momento, y que las probabilidades se multiplican con la edad. Nada de eso es suficiente para que uno, si es un jilguero, deje de volar.

jueves, 9 de marzo de 2017

En este mismo instante, un descerebrado estrangula a su mujer porque descubre que no le pertenece, un automóvil invade el carril contrario y se lleva una o dos vidas por delante, la naturaleza se enfurece y sepulta una aldea con todos sus habitantes en un lugar remoto. Que podamos ilusionarnos o sonreír ante la sencilla belleza de cualquier cosa no es indiferencia, sino un acto de rebeldía frente a la arbitrariedad del dolor.

miércoles, 8 de marzo de 2017

A cierta edad sólo debía preocuparnos aprender a morir. Y ocuparnos sin ruido de todo lo demás.

lunes, 6 de marzo de 2017

domingo, 5 de marzo de 2017

sábado, 4 de marzo de 2017

viernes, 3 de marzo de 2017

jueves, 2 de marzo de 2017

Cuando la casa se desmorona y me quedo a la intemperie (¿nunca les pasa?, ¿en serio?), me afano en convertir los escombros en el cimiento de la que empiezo a construir sin demorarme. La seguiré llamando como antes.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Vivir con la sensación de que el camino ya está hecho y no lamentarse de haber elegido este en lugar de tantos otros posibles. Aceptar con alivio que somos ya solamente espectadores y que la función puede perfectamente continuar sin nosotros.