domingo, 4 de octubre de 2015

Es tan absurdo esforzarse por recuperar lo que tuvimos como empeñarse en olvidarlo. La dicha y el desvalijamiento que le sucede son dos caras de la misma moneda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario