lunes, 5 de octubre de 2015

Una virtud innegable de la soledad: no se le endosa a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario