lunes, 2 de febrero de 2015



No dedicar un solo minuto a intentar entender las causas últimas, siempre mezquinas, de las guerras que tanto entretienen a tirios y troyanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario