domingo, 18 de diciembre de 2016

Nada más difícil que adentrarse en las zonas oscuras del alma propia. Nada más liberador que reconocerse en ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario