lunes, 19 de diciembre de 2016

Has cambiado de vida sin haberlo proyectado. Más de una vez. Como un río manso que se desborda sin estruendo. Quizá tu corazón necesita tiempo para acostumbrarse a una serenidad que no exige otro esfuerzo que dejarse llevar. La difícil humildad de una aceptación sin preguntas, sin dudas, sin temores. La generosidad casi milagrosa de la confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario