domingo, 6 de noviembre de 2016

La inquietud que genera la pobreza es incurable siempre. Ahora, por lo visto, hemos decidido convertirla en epidemia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario