sábado, 5 de noviembre de 2016

Al alma también le gusta desayunar cada mañana, demorarse en extender la mermelada, apropiarse del aroma del café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario