sábado, 26 de diciembre de 2015

El hombre recupera sus hábitos a los pocos minutos de matar. Bebe para suavizar la sequedad de su garganta, canturrea, cierra los ojos bajo el agua tibia de la ducha, acaricia la espalda de su mujer dormida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario