viernes, 30 de octubre de 2015

Nunca te acuestes sin dejar un hilo suelto, el fulgor de un pensamiento bailando en el fondo de la cueva, una pequeña tarea que abordar mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario