jueves, 29 de octubre de 2015

Majestuoso bajo la llovizna, el gato espera en el tejado su ración diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario