domingo, 11 de octubre de 2015

El sol de invierno entra lentamente, sin pedir permiso, en las habitaciones del alma y le devuelve la alegría de vivir. Una y mil veces. En las peores circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario