miércoles, 10 de junio de 2015

Treinta años después, reconozco en el espejo el semblante del extraño que merodeaba en mis sueños con aire ausente, siempre en silencio y en un borroso segundo plano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario