miércoles, 4 de marzo de 2015

Lo peor de las palabras son las consecuencias. Lo mejor es cuando tiemblan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario