martes, 3 de marzo de 2015

Aquellos que un día ceden a una pequeña corrupción, argumentan para convencernos de que sólo se trata de un golpe de fortuna. Los más audaces no tienen empacho en considerarlo un mérito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario