jueves, 5 de febrero de 2015



El ir y venir de la gente, tan similar al de las hormigas, parece encaminarse a que todos tropecemos (bajo un tórrido sol, frente al escaparate de una librería o viendo llover desde la sombra de un portal) con la persona que, de la noche a la mañana, como en un acto de magia, puede hacernos felices o convertir nuestra vida en una escombrera. No siempre hay término medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario