domingo, 25 de enero de 2015



Cuando nos tropezamos, llenos de asombro, con un semejante (no es tan fácil como parece), la flor de la alegría brota con naturalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario