sábado, 24 de enero de 2015



Tendré siempre nostalgia del mar porque no pone límites a la mirada. Es el cuadro del que un dios improbable nunca se da por satisfecho, una obra siempre en curso, el símbolo vivo de una creación exigente y caótica. De esa insatisfacción nace la violencia de las tormentas, la letanía de los naufragios, la belleza sobrecogedora de sus arrebatos, la magia de sus nieblas, su quietud repentina, su silencio y sus bruscos cambios de talante.

1 comentario: