viernes, 25 de noviembre de 2016

Después de perseguir eternamente la estela de la verdad y de transitar ciudades, noches y paisajes inhóspitos sin perder el hilo de la belleza, acabarás sentado frente al mar de la infancia. Con la mirada limpia de los parias. Y te parecerá perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario