lunes, 25 de julio de 2016

Quizá la confusión tiene su origen en la sospecha de que no hay dos emociones equiparables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario