miércoles, 4 de mayo de 2016

Adoptar la inmovilidad de los felinos cuando todo se resquebraja alrededor, como si no fuera con nosotros el derrumbe, hasta encontrar una escapatoria. Quizá en ese momento escuchemos el maullido de algunos congéneres con los que hacer otro camino.

1 comentario: