viernes, 1 de abril de 2016

No busco mi lugar en el mundo. He aprendido que puede ser cualquiera: una ciudad que todavía no conoces, una casa frente al mar, un camino en el bosque, un balcón con geranios, un sueño o un desierto. Lo que mis pasos persiguen es un lugar donde reconstruir el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario