domingo, 7 de febrero de 2016

Es verdad: el tiempo nunca se detiene. Pero nadie podrá convencerme de que no se quiebra a cada paso que damos sin saber hacia dónde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario