martes, 16 de febrero de 2016

El cuerpo que ama no deja cicatrices, sino surcos invisibles que el paso del tiempo no puede borrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario