lunes, 28 de diciembre de 2015

Millones de seres humanos son abandonados en este mismo momento. Otros tantos recuperan la alegría de vivir, que creían enterrada para siempre. Tú perteneces a la estirpe de los que nunca se detienen porque quizá no van a ninguna parte.

1 comentario:

  1. ¿Y si es que no existe ninguna parte a la que ir?

    ResponderEliminar