miércoles, 21 de octubre de 2015

Qué triste la mano que no confía ya en la vieja obstinación de su propia ternura sin destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario