lunes, 19 de octubre de 2015

A menudo pesa más en la balanza la tranquilidad de tener el corazón adormecido que el riesgo de sacarlo a pasear. No es tu caso

No hay comentarios:

Publicar un comentario