domingo, 14 de junio de 2015

Todo cambio de vida acarrea un número de transformaciones interiores de las que sólo una pequeña parte se hacen conscientes a quien las sufre. ¿Por qué diablos nunca decimos “a quien las disfruta”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario