sábado, 20 de junio de 2015

No sabía que la felicidad puede llegar como una brisa que sólo se hace tangible cuando desaparece. Tan limpia que nos da vértigo llamarla por su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario