martes, 6 de junio de 2017

Para tocar la médula y seguir, como si no hubiera diferencia, hay que amar lo inasible. Amar también la duda, lo que nos desorienta, lo que a duras penas alcanzamos a entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario