lunes, 29 de mayo de 2017

También la mano izquierda, inmóvil en la mesa como un objeto más, da testimonio del silencio que a veces se apodera de todo. Como un gato asustado, no se mueve. Teme que el mundo se desmorone si lo hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario