viernes, 26 de mayo de 2017

Sólo cambian pequeñas circunstancias: algún nombre, alguna forma de mirar inesperada, algún miedo irreconocible. El asombro es siempre el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario