sábado, 29 de abril de 2017

No podemos evitar que la agresividad nos acorrale contra la tapia, pero sí la rendición del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario