sábado, 1 de abril de 2017

La auténtica belleza de la vida no reside en la euforia algo irreal de llegar a la meta, sino en la conciencia plena de cada paso, en el goce desnudo con que los niños hacen el camino cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario