jueves, 30 de marzo de 2017

La alegría se expresa, se difunde, contamina. El dolor se interioriza, se filtra en las células con la lentitud y la efectividad de un veneno, cunde en silencio, no puede compartirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario