sábado, 11 de marzo de 2017

El otro día volví a caerme y ni siquiera me asusté. Es bueno saber que puede ocurrir en cualquier momento, y que las probabilidades se multiplican con la edad. Nada de eso es suficiente para que uno, si es un jilguero, deje de volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario