jueves, 2 de marzo de 2017

Cuando la casa se desmorona y me quedo a la intemperie (¿nunca les pasa?, ¿en serio?), me afano en convertir los escombros en el cimiento de la que empiezo a construir sin demorarme. La seguiré llamando como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario