lunes, 13 de marzo de 2017

Cuando la tormenta se desata en el interior, la única manera de ponerse a salvo es la lentitud de la espera, la paciencia de que hace gala la montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario