sábado, 11 de febrero de 2017

Otros días, por suerte (quizá llueva), se puede uno escabullir en el último momento. Como una liebre entre los matorrales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario