lunes, 20 de febrero de 2017

No llegué a ver la mano que sostuvo, al crearlas, las primeras palabras junto al agua, pero las veo bailar, reconocibles, austeras, en las olas que desfallecen en la orilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario