domingo, 19 de febrero de 2017

La belleza efímera del gorrión que se ha posado un instante frente a mi para ser también infinita porque me lleva en un vuelo a las primeras veces que vi a sus antepasados perseguir migas de pan en aquella galería que hizo mágica la infancia. Esta vez no ha durado nada, pero he visto que se llevaba en el pico el fulgor de la alegría con que lo miraba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario