martes, 7 de febrero de 2017

Cuando la tristeza se empeña en devorarlo todo con la voracidad de una termita, me siento a merendar con Mozart.

No hay comentarios:

Publicar un comentario