sábado, 18 de febrero de 2017

Cuando la gente empieza a morir a nuestro alrededor, cada vez más cerca, de nada sirve mirar hacia otro lado, canturrear como si nada o encerrar bajo siete llaves el zumbido tenaz de la insaciable. Sobre todo si eran más jóvenes que nosotros. Vivir es aceptarlo sin dejar de hacer lo que nos corresponda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario