sábado, 28 de enero de 2017

Paso a paso, tenaces, como los pájaros el nido, a veces de la mano, en las mañanas frías y en los días de sol, bajo la lluvia o contra el viento, uno al lado del otro, construyeron una casa invisible que se mantuvo felizmente alejada del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario