jueves, 12 de enero de 2017

Las peores heridas son aquellas de las que no podemos recordar el arma que las hizo. Quizá por eso las miramos con melancolía. Como si quisiéramos terminar la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario