miércoles, 18 de enero de 2017

La poesía se acerca al fondo de sí misma cuando se deja mecer, como hace el mar, por una música invisible. Si no se entrega a ella, se va a pique, naufraga. La arrojan las olas a la orilla para seguir bailando su mazurca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario