sábado, 21 de enero de 2017

La belleza, en esencia, es un destello. El lugar preciso donde la alegría se hace carne, materia, plenitud. También, a veces, el origen mismo de la ceguera. El destino de algunos es no poder apartar la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario