viernes, 30 de diciembre de 2016

Los caminantes, contra lo que suele creerse, no coleccionan quilómetros o paisajes, sino pasos. Los solitarios, el murmullo de las horas. La gente, en general, esperanzas que más vale no concretar demasiado. Cuanto más duren, mejor. La mayoría se vale de un truco para ir tirando: sustituirlas por otras cuando perciben que el tiempo empieza a marchitarlas. Hacen bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario