viernes, 16 de diciembre de 2016

El misterio del mar es que respira. Como el corazón de un atleta. Imperceptible casi en el reposo, con una fuerza indomable cuando se desata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario